7 de noviembre de 2013

Sobre la Oxitocina y el Autismo

La hormona oxitocina podría jugar un papel relevante en la aparición de la enfermedad del autismo, tal y como evidencia una investigación realizada por el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos).
De esta forma, los expertos sostienen que la denominada "hormona del amor" podría tener relevancia en cuanto a la función cerebral y, por tanto, en el trastorno del espectro autista. Para ellos, ésta es "fundamental" en la promoción de la vinculación social y parental.
Este trabajo, que ha sido publicado en la edición online de la revista "Nature", expone que la oxitocina es la encargada de reducir el ruido de fondo cuando se tiene una conversación con otra persona, por lo que "aumenta la intensidad de las señales deseadas".
En este sentido, el autor principal del estudio y miembro de este centro académico norteamericano, el doctor Richard W. Tsien, explica que esta hormona "tiene un efecto notable sobre el paso de la información a través del cerebro". Así, indica que, en los enfermos de autismo, se da la circunstancia contraria, ya que "se distraen fácilmente por las características extrañas de su entorno".
Precisamente, sobre este aspecto, estudios anteriores han demostrado que los menores aquejados de esta patología tienen niveles más bajos de oxitocina, así como que las mutaciones en el gen receptor de la hormona predisponen a las personas al autismo.
Ahora, Tsien y su equipo de investigadores han descubierto a través de su trabajo con roedores que, para mejorar esta situación, es óptimo activar las neuronas inhibidoras. Esta coyuntura favorece un mensaje "más fiable" concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada