15 de enero de 2011

Inteligencia Maquiavélica


Según esta teoría el factor más importante que impulsó el desarrollo del cerebro fue la intensa competición social. La selección natural favoreció a aquellos individuos que sabían sacar más partido a la vida en sociedad. Los más astutos, aquéllos que mentían, disimulaban o eran capaces de formar grupos sólidos tenían más éxito social y reproductivo.

El engaño no es exclusivo de la especie humana sino que es también una característica que está presente en los primates y en otros animales que viven en entornos sociales de gran complejidad; y en los reinos animal y vegetal son numerosos los seres vivos que han desarrollado, en el proceso evolutivo, capacidades de camuflaje y de adaptación muy elaboradas, que han prosperado gracias al efecto de confundir a sus competidores o a sus depredadores.
 Los macacos rhesus viven en sociedades complejas con fuertes jerarquías de dominancia y lazos sociales de larga duración entre los parientes femeninos. Los individuos compiten constantemente por estatus sociales superiores y el poder que de estos se deriva. Y en esa competición emplean agresividad despiadada, nepotismo y complejas alianzas "políticas". También el sexo puede ser empleado con estos propósitos
Es cuanto menos interesante observar cómo la competición, el engaño y la manipulación son factores que hayan influido de tal manera en el desarrollo del cerebro. Aún queda mucho por estudiar y mucho por leer, pero los estudios hasta la fecha parecen satisfactorios en cuanto a la teoría propuesta.
Seguiré buscando y leyendo por si encuentro algo nuevo.. ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada